Depresión estacional

Depresión estacional sintomas causas y tratamiento

Causas de la depresión estacional o trastorno afectivo emocional

Desde el momento en que Edison descubre la lámpara de incandescencia los ritmos de la vida cambiaron de forma drástica, antes de su descubrimiento el sol guiaba los días con sus tiempos, la actividad del hombre transcurría paralela a la luz solar. Después de Edison progresivamente, la luz artificial ha sustituido a la luz del astro rey, actualmente siendo generosos, es posible que solo un 10% de nuestro tiempo lo pasemos al aire libre.

El cambio de costumbres ha producido unos desajustes que son el motivo de muchos problemas de salud, tanto física como emocional. La luz natural inhibe la producción de melatonina, que se encarga de la somnolencia, y debido a ello se produce más serotonina, responsable de la actividad cerebral.

Actualmente nuestro día a día gira en muchas ocasiones alrededor de lugares mal iluminados que nos generan, mal humor, bajo tono vital, agotamiento intelectual, etcétera. Habitualmente utilizamos una iluminación sin el espectro de la luz solar y con una intensidad pobre, elementos que nos alejan de la natural. Se necesitan al menos 1.000 lux para detener la producción de melatonina por parte de la glándula pineal, la hormona del sueño se le llama.

Causas de la depresion estacional y su tratamiento con luminoterapia

Es obvio que en invierno el problema se agrava, depresión estacional invierno, pero está muy presente, cada vez más, incluso en verano, produciéndose la denominada depresión estacional primavera y depresión estacional verano.

Si no hay suficiente luz la glándula pineal produce melatonina porque entiende que no es momento de actividad, de modo que lo que en principio debería estar restringido al invierno al existir menos luz solar, con la mala y/o pobre iluminación, se ha convertido en un problema endémico en nuestra sociedad, los dos factores, una deficiente iluminación y una cada vez más exigua exposición a la luz solar hacen de la depresión estacional algo habitual en nuestros días. No es necesario que se muestre como una patología en toda la extensión y profundidad de la enfermedad, pero muchos de los síntomas de la depresión estacional son cada vez más evidentes entre la población.

No hay que olvidar que la depresión estacional también se denomina trastorno afectivo estacional quizás no relacionemos la estacionalidad con procesos de desequilibrio emocional sin llegar a depresiones profundas, pero estaría bien vincular la regularidad de ciertos episodios de desajustes emocionales con ciertas épocas del año y también naturalmente, con una deficiente iluminación en nuestra casa o en nuestro trabajo, incluso en ambos, si ese es el caso el desequilibrio emocional se prolonga pertinazmente a lo largo de todo el año. Así pues el trastorno afectivo estacional nos invita a rectificar las causas sean estas periódicas o no, en previsión de no llegar a una depresión prolongada que en ocasiones se enmascara con una actitud de desesperanza que tiñe todas la vida de la persona que sufre el trastorno afectivo estacional o depresión estacional.

Depresión estacional o trastorno afectivo estacional síntomas

Los síntomas más comunes de la depresión estacional son una actitud pesimista, irritabilidad, tristeza, falta de concentración y un tono vital bajo entre otros muchos; todos ellos muy característicos de la falta de luz, del mensaje al cerebro de que no estamos en situaciones dinámicas, situaciones que requieren actuar, el cerebro entiende y modula las respuestas corporales en torno a la luz y el tempo cuando no hay luz es la reparación, la desconexión de la actividad para buscar el recogimiento y el descanso. Si en esa situación y por intervención de nuestra voluntad, obligamos al organismo a trabajar contracorriente generamos la contradicción y los episodios de irritabilidad y de actitud poco participativa y empática. Por un lado la falta de luz o la mala calidad de la misma, le dice a nuestro organismo que toca descansar y por otro las exigencias del día a día le obligan a la acción, la falta de energía por falta de luz acaba desenbocando en frustración y desánimo al no poder alcanzar las metas propuestas o simplemente al no tener energía ni tan siquiera para plantearlas. Podríamos resumir así, depresión estacional causas: la falta de luz, depresión estacional tratamiento, la luz, luz adecuada, de calidad y de suficiente intensidad para que el organismo reciba el mensaje de alerta.

La relación es tan clara que algunos estudios vinculan incidencia de la depresión estacional en relación directa a la distancia que separa a la población objeto del control, del ecuador.

La luminoterapia pues nos sitúa en terreno optimo para la vinculación emotiva, la acción, la empatía, el buen humor y en definitiva nos ofrece la dinamización de todas nuestras facultades, con la luminoterapia siempre sale el sol…

 

Trastorno estacional afectivo

El trastorno afectivo emocional y el cambio horario

Hemos visto qué es el trastorno afectivo estacional y como tratarlo con la luminoterapia pero ¿cómo afecta el cambio de hora al trastorno afectivo?

En la Primera Guerra Mundial con el objetivo de ahorrar en combustible se introdujo por vez primera el cambio horario, pero a raíz de la denominada crisis del petróleo en 1974 el cambio horario de verano se regularizo en varios países europeos, la idea era reducir el consumo de energía evitando las horas de sol mientras se duerme y por la tarde favorecer el comercio y la actividad alargando el tiempo de luz solar de forma que se evitaría tener luces encendidas, actualmente las ventajas no justifican el enorme desajuste que se produce en los ciclos circadianos origen de muchos problemas como el insomnio o la ansiedad, especialmente en niños y en ancianos aunque naturalmente afecta a toda la población.

La luz gobierna nuestra vida y nuestros cuerpos mediante centros biológicos y hormonas, la glándula pineal, la melatonina y la serotonina, modulan la actividad o el descanso dependiendo de la luz que el cuerpo recibe mediante unos ciclos de 24,5 horas.

La naturaleza es extremadamente sabia y nos ofrece ese desfase de media hora para que si puntualmente desajustamos nuestros horarios no suframos desequilibrios, pero una hora de cambio brusca, por ejemplo en el cambio otoñal, requiere hasta diez días de adaptación, un proceso que en una importantísima parte de la población deviene en un trastorno afectivo estacional alternando estados depresivos con estados de exaltación además de somnolencia, irritabilidad, ansiedad, insomnio, etcétera, en definitiva un desorden afectivo emocional.

El cambio horario del otoño acentúa el trastorno depresivo estacional por la natural mengua de luz al requerir un esfuerzo adaptativo extra al cuerpo a la ya de por sí difícil tarea de vivir con menos luz. Entendiendo que, como ya comentamos, la vida actual nos lleva incluso en verano, a vivir una parte importante de nuestro día a día en lugares mal iluminados. Llueve pues sobre mojado y la depresión afectiva otoñal está servida siendo en muchas ocasiones la antesala del trastorno bipolar y de la depresión.

Depresión estacional o trastorno afectivo estacional tratamiento

El tratamiento de la depresión estacional es idéntico al que utilizaríamos con otros problemas, como el insomnio, el estrés, o el bajo tono vital, e incluso cómo apoyo en enfermedades neurodegenerativas, etcétera. Nos colocaremos a un máximo de cincuenta centímetros de la Natural Light Dr. Lefebure Methods® y realizaremos cualquier actividad, leer, escuchar música, etc. mientras se produce el baño de luz.

Las primeras sesiones  es aconsejable que tengan una duración de unos 15 minutos, incrementándose gradualmente hasta los 45 minutos, a partir de ese momento podemos incorporar la Natural Light Dr. Lefebure Methods® a cualquier actividad el tiempo que deseemos. Normalmente después de las dos o tres primeras sesiones ya se obtienen resultados que alejan al paciente de los síntomas de la depresión estacional.

Depresion estacional tratada con luminoterapia y fosfenos

Si la depresión estacional es severa a parte del baño de luz con sus pautas descrito anteriormente, realizaremos 60 observaciones fijas, fosfenos, sin necesidad de cerrar los ojos, continuando con nuestra actividad tras realizarlos, y dejando entre uno y otro un mínimo de tres minutos, a lo largo del día.

Estamos a tu disposición para cualquier consulta

Valora este post

13 + 13 =

Depresión estacional, tratamiento con fototerapia
¡No lo pienses más!