DEPRESIÓN POSPARTO Y BABY BLUES

tratados con luminoterapia

Depresión posparto y baby blues

Los casos de depresión posparto son distintos de lo que se ha dado en llamar baby blues. Cuando los síntomas son severos el tratamiento para la depresión posparto normalmente consiste en antidepresivos, en cambio el baby blues es una situación de tristeza que se acompaña con llantos frecuentes y a menudo también con cambios bruscos del estado de ánimo, pero que no deja de ser una situación pasajera que por sí misma va desapareciendo, los síntomas de la depresión posparto son coincidentes con el baby blues pero se dilatan en el tiempo y son de mayor profundidad psicológica y por ello requieren de ayuda especializada.

El baby blues suele aparecer justo tras el parto y normalmente tiene una duración de no más de dos semanas además, no invalida a la madre que puede realizar sus tareas, en contrapartida los casos de depresión posparto pueden interferir incluso en el cuidado del bebé. Aproximadamente se calcula que casi un ochenta por ciento de las mujeres tras el parto, sufren los síntomas leves y pasajeros del baby blues y que únicamente un diez por ciento entran en la depresión posparto.

Las causas pueden ser múltiples, las modificaciones en la vida de la madre, en sus horarios, en su cuerpo, la restructuración de los roles psicológicos que debe afrontar con la llegada del bebé durante el puerperio, etcétera, no son menores y actúan en muchas ocasiones, como detonante de situaciones enquistadas por ejemplo, si la madre ya sufrió durante el embarazo o previamente incluso, depresión o ansiedad, podrían ser algunas de las causas de depresión posparto. Naturalmente los factores sociales, un matrimonio con problemas, un rechazo social, dificultades económicas para afrontar los nuevos gastos que la maternidad genera, etcétera, también influyen de forma determinante en aumentar las posibilidades de sufrir la enfermedad.

Baby blues y depresión posparto

Obviamente si el terreno ya era inestable, es decir, si la autoestima de la madre era poca o los hilos con los que el matrimonio estaba tejido eran frágiles, construir una nueva vida sobre ellos es todavía más difícil y requiere de empuje y decisión, si eso no existe es fácil entrar en el trastorno, por no mencionar la dificultad añadida de un bebé complicado por sus necesidades o carácter. Incluso en una situación estable de la madre en lo personal, en lo social y emocionalmente, requerirá de todos los recursos para afrontar los cambios que se agolpan uno tras otro, tras el parto.

En cualquier caso ya sea un baby blues o una depresión posparto y a pesar de las claras diferencias, las dos situaciones requieren de mucha energía y centración para afrontar los retos de la madre.

Cómo superar la depresión posparto sin medicamentos y con fototerapia

La energía, la fuerza y el equilibrio que el baño de luz produce, está directamente indicada en el tratamiento del baby blues. La luminoterapia que la Asociación Americana de Psiquiatría considera cómo una herramienta igual o mejor que los fármacos para tratar los procesos depresivos, es extremadamente beneficiosa en el difícil periodo del puerperio. El baño de luz que la Natural Light proporciona es una maravillosa herramienta para mitigar el proceso de adaptación de la nueva madre.

Realizar como mínimo un baño de luz de cuarenta y cinco minutos al día situará a la madre en una posición positiva y de fuerza para sacar adelante el reto de criar al bebé, manteniendo su espacio que queda reducido sensiblemente en lo que concierne a dedicarse tiempo a sí misma.

Dentro de las causas fisiológicas del baby blues está la  subida de la leche, probablemente este momento mágico de amamantar al bebé no puede realizarse en un entorno mejor que el que ofrece el baño de luz de la Natural Light, realizar la fototerapia junto con al recién nacido, los dos sumergidos en su luz natural, ayudará al crecimiento del bebé y aportará a la madre la energía de la luz natural.

La luminoterapia en recién nacidos forma parte del procedimiento médico utilizado para tratar la ictericia trasformando la bilirrubina del bebé en isómeros aptos para su eliminación la lumirrubina y la fotobilirrubina. Los fotones absorbidos por la bilirrubina la convierten inmediatamente en un producto fácilmente eliminable y no tóxico. La bilirrubina es producida por el cuerpo para reemplazar los glóbulos rojos, el bebé se enfrenta a un nuevo trabajo que hasta ese momento realizaba la placenta en el vientre de su madre y en ocasiones su hígado no es lo eficiente que debería ser, es en estos casos en los que se prescribe la luminoterapia en recién nacidos, cuando los índices de bilirrubina están muy altos, se utilizan entonces lámparas de más de 6000 kelvins, luz azul y es un tratamiento que se realiza antes de salir del hospital.

Depresión posparto y lactancia

Cuando los niveles no son muy altos y están dentro de lo normal, pues la mayoría de los recién nacidos tienen lo que se denomina ictericia fisiológica que desaparece pasadas dos semanas tras el parto, se puede realizar la fototerapia en casa con la lámpara de luminoterapia de Dr. Lefebure Methods que ofrece 5000 kelvins y 92 por ciento de rendimiento de color, un baño de luz natural que resultará beneficioso como ayuda, ofreciendo una luz lo más parecida a la luz natural.

Así pues el efecto benéfico de la luz envolvente de la Natural Light se producirá tanto para la madre como para el recién nacido. Pocas cosas pueden ser más íntimas y personales que los momentos en los que una madre alimenta a su hijo, hacerlo envueltos de luz es maravilloso para el baby blues y para el desarrollo del bebé.

Si el proceso que sufre la madre va más allá y entra en la escala de depresión posparto, naturalmente lo primero será guiarse por la prescripción de un especialista, pero tal y como se trata la depresión con luminoterapia se realiza el tratamiento para la depresión posparto, es decir, a parte del baño de luz de como mínimo cuarenta y cinco minutos diarios utilizaremos los fosfenos, miraremos la Natural Light por un periodo de cuarenta segundos hasta que aparezca una imagen al cerrar los ojos, que evoca la luz de la lámpara y que se desarrolla por tres minutos en un carrusel de colores.

La primera ocasión lo haremos con los ojos cerrados para familiarizarnos con los bonitos colores del fosfeno pero luego podemos, tras mirar la lámpara los cuarenta y cinco segundos, mantener los ojos abiertos y realizar cualquier actividad olvidándonos del fosfeno. Realizaremos este ejercicio sesenta veces al día. Conjugar fosfenos y luminoterapia es extremadamente poderoso y ayuda en gran manera a elevar el tono vital.

Los síntomas de la depresión posparto se verán reducidos a los pocos días. La depresión posparto cuando aparece puede ser muy invalidante y frustrante precisamente en unos momentos en los que la esperanza y la alegría deben ser el denominador común, con la fototerapia o luminoterapia y los fosfenos, es mucho más fácil volver al equilibrio.

Estamos a tu disposición para cualquier consulta

Depresión posparto y baby blues
5 (100%) 1 vote

2 + 15 =

Depresión posparto y baby blues

¡No lo pienses más!